domingo, 4 de julio de 2010

SNATCH

Título: Snatch: Cerdos y diamantes.


Año: 2.000. Duración: 104 minutos.


Nacionalidad: Británica.


Director: Guy Ritchie.


Reparto: Brad Pitt, Benicio del Toro, Vinnie Jones, Rade Serbedzija, Jason Statham, Stephen Graham, Dennis Farina, Ewen Bremner, Jason Flemyng, Sorcha Cusack, Sam Douglas, Austin Drage, Andy Beckwith...


Música: John Murphy.


Fotografía: Tim Maurice-Jones.


Productora: Columbia Pictures.









¿Ahora resulta que Tarantino es británico? Es una pregunta que suele surgir después de ver Snatch, una pequeña joya (o si lo prefieren, diamante) que pude ver recientemente en casa de un buen amigo. No la conocía pese a ser relativamente antigua, así que me quedé muy sorprendido ante un producto de calidad y muy, muy interesante. La cinta es dirigida por el peculiar Guy Ritchie, a quien muchos conocerán por su reciente revaloriación del mito literario Sherlock Holmes en la gran pantalla.

Podríamos decir que Snatch recuerda al original (en este caso sería Pulp Fiction) como las mejores copias, es decir, sin parecerlo. Igual que "Uno de los Nuestros" tiene reminiscencias remotas a "El Padrino" o Sonic debe su existencia a Mario. La emulación termina desarrollando vida propia. Ritchie por ejemplo opta por una narración muy rápida, sin recrearse tanto en los diálogos como Tarantino. Esto redunda en explotar las virtudes de la vertiginosa obra y oculta bien sus posibles carencias.

Todo comienza con el espectacular robo de un diamante de grandes proporciones a través de la banda de Franky "Cuatro dedos", que es interpretado por Benicio del Toro. El feliz hallazgo pondrá todo patas arriba dentro de este mundillo de crimen, destacando posibles compradores desde los Estados Unidos (como un irritable, pero muy divertido, Dennis Farina). Paralelamente se narran las desventuras de unos promotores de boxeo en horas bajas (interpretados por Jason Statham y Stephen Graham, que hacen las veces de naradores), por lo que es fácil de intuir para los espectadores que los dos mundos acabarán unidos.

Y el nexo de unión es representado por Alan Ford, encargado de mostrar a "El Ladrillo", un capo mafioso encargado de combates amañados que se cruza con los dos promotores y bien podría determinar que le resultaría más productivo emplear a los dos agentes como comida para sus puercos. Necesitados de un púgil, "El Turco" (Snatham) y Tommy (Graham) recurren un pintoresco gitano, interpretado por un muy divertido Brad Pitt.

Mucho se podría estar hablando de este interesante actor, cosas muy buenas y otras bastante más negativas. Pero ciñiéndonos al trabajo que hoy nos ocupa, como Ritchie sabe advertir en las entrevistas, lo hizo muy bien porque no se tomó muy en serio su papel. Pitt se pone cómodo y tremendamente divertido con su papel de peculiar púgil de boxeo sin guantes, con una personalísima forma de hablar muy característica, que lo hace por definición, uno de los mejores personajes de Snatch. Él y la cuadrilla de su campamento son sin duda pieza clave en la trama.

Más discreta por motivos de minutos en pantalla, pero igualmente exuberante e imponente que la de Pitt, es el perfil trazado por un Benicio del Toro muy capaz de reflejar cómo es Franky Cuatro Dedos en apenas unas imágenes, actuando sin cámara, nos referimos claros, a las delirantes fotografías que muestran su adicción a los casinos... Eso es muy difícil y hay que congratularse de la fama merecida que ha terminado teniendo este profesional.
El resto del reparto también raya a gran altura, tanto los principales jefes mafiosos, promotores y hombres de negocios como la cosmopolita banda de color que termina involucrada por un antiguo agente de a KGB (Radis Serbedzija), liderados por Tyrone, actor británico cuyo real nombre es Ade y es de descendencia nigeriana, otra realidad muy londinense, así como los jamaicanos que le acompañan en el asunto. Los amantes del balompié también reconocerán al irascible ex futbolista Vinnie Jones. Como futbolista, Jones fue agresivo y difícil (por no decir violento), lo cual parece ser que lo ayuda para ejercer como un matón de tres al cuarto muy peligroso a cuyos jefes se les ha antojado que les recupere las joyas.


En determinado momento del nudo y desenlace, Snatch deja de ser tan divertida. No es que los gags no sigan sucediéndose, asi como las pintorescas situaciones, pero como el propio Guy Ritchie admite, está trillada historia (el boxeador que no quiere caer a a lona, la joya que va pasando de mano en mano...) tiene un componente trágico que pasa desapercibido en ocasiones, sobre todo el primer visionado. Pero aunque posea momentos de gran hilaridad, Cerdos y Diamantes no es una comedia, o mejor dicho, no en su estado más puro.


Al más puro estilo Seth McFarlane, los tópicos que se cuentan de los avariciosos, mafiosos, bandas del guetto, nómadas gitanos irlandeses... me parece absurdo denunciar a Snatch como racista o etnocentrista, ya que es un espejo deformdo de la realidad donde, democráticamente, nadie se libra de la burla.
Por finalizar con las comparativas con Tarantino (admitiendo que cada cual tiene sus virtudes y defectos), decir que Ritchie tiene una medición del tempo más ajustada que redunda en beneficio del público, ya que da la sensación de durar lo justo. Tarantino, tiene tendencia a recrearse más. Esto, quizás le redunde en una mayor técnica y belleza de movimientos, de la que en ocasiones parece beber Ritchie, especialmente en las oníricas ensoñaciones del personaje de Pitt cuando cae a la lona. En cuanto a los diálogos, destacar el buen hacer de Snatch, aunque palidece ante los trucos del maestro, compartiendo eso sí, la predilección del primero y el segundo por los insultos y los tactos cada cierto tiempo.
De nuevo recordando mucho al director de Reservoir Dogs, Ritchie escoge con precisión de cirujano la música que suena en su película, destacado papel de John Murphy. En definitiva, una obra que no merece seguir ni un minuto más en la estantería de su videoclub más cercano... así que ya saben. Es un en entremés sin complejos que entretiene más que otras piezas más largas.

10 comentarios:

franchesk dijo...

Y a mí que leyendo la reseña me he acordado de esa "cosa rara" que es "Escondidos en brujas", que la vi casi solo en el Álkazar...

Supongo que acabaré viendo esta. Tarde o temprano. Por lo pronto, está bajando. Además, sé que acabará apareciendo en ese "proyecto bajo candado"...

franchesk dijo...

Además, la que tengo vista de Ritchie me gusta pero tampoco es para caerme de espaldas, como tampoco es tan rompedora como dicen, más burro es un corto llamado "El corto de las señoritas deshonradas". Pero no voy con la escopeta cargada, como sí me pasa con otra gente.

franchesk dijo...

Me refiero a "Sherlock Holmes", siendo el corto referido otra adaptación.

El Viejo dijo...

Sinceramente Franchesk, te recomiendo Snatch, esconde muchas cosas... y muchas buenas.

Reconozco que no he visto ni "Escondidos en brujas" ni el otro corto que mencionas, así que no opino.

La adaptación de Ritchie me entró por los ojos, buen reparto, fresca, sin pretensiones y formato comiquero. ¿No crees?

Gracias por estar como siempre con la escopeta cargaga, jejeje... 1 abrazo crack

franchesk dijo...

Desde luego carece de pretensiones y de formato comiquero, pero no es tan fresca como podría haber sido, claro que yo no me esperaba más de lo que me encontré, así que salí contento. También tiene que ver el material de origen, sobre el que no lleva a cabo tantas variaciones en la cuestión de espíritu. También dicen por ahí que la Warner le pegó un toque a Ritchie para que rodara de nuevo parte de la peli tras un primer montaje (al más puro estilo "Gran Easmo"). Pero claro, a mí me gustaron a rabiar cosas recientes y clásicas como "La herencia Valdemar" o "The Ghost Writer", así que igual es la sosez de algunas escenas, de todas maneras es mucho menos sosa que "El hombre lobo" y no tiene gilipolleces XXL como la deliranza de la "Alicia" de Burton (¿dónde está tu ego que mandó al estudio a la mierda cuando hiciste "Sweeney Todd"? ¿por qué no lo sacaste para mandar a paseo ese momento vomitivo?), fruto de la infantilización del cine Hollywoodiense moderno, infantilización que no se comió a este Sherlock, por fortuna, aún con ese PG-13 colgando. Lo que sí que es irreprochable e innegable es el reparto, con dos actores de altura a la cabeza.

El Viejo dijo...

Creo que el anterior comentario merece ser considerado un clinic de reflexión cinéfila. Poco que añadir, XD, salvo agradecerlo, Franchesk.

Desde los Algarbes. dijo...

JEJE, al final, tras hacerte con una copia de esta cinta y revertela en casa más tranquilamente, hasta le has dedicado una entrada...No es para menos.

Muy buena pelicula que entretiene, desorienta a espectador a veces, te hace reir y espantarte ante la violencia de algunas escenas... En fin, una cinta que no deja indiferente a nadie, y eso ya es mucho decir.

Por último, decir que tienes razón en el hecho de buscar similitudes entre Ritchie y Tarantino, se asemejan en algunos aspectos y eso es curioso ya que Tarantino y sus clichés parecen casi patentes que casi nadie se atrebe o es capaz, de trasladar a sus obras.

El Viejo dijo...

Totalmente de acuerdo en el paralelismo y en tu apreciación sobre la falta de pudor de Tarantino en el traslado a sus obras de cosas polémicas.

Muchas gracias por tus palabras, amigo

Easmo dijo...

Si, seamos sicneros, "El gitano" ownea, pero es que todos lo clavan también.

Brutal película. Es casi a Pulp Fiction lo que Good Fellas es para el padrino.

Enorme.

PD: Por cierto Viejo, he detectado un bug en el blog de Never Shall Me Down. Hsce un momento iba a dejaros unos comentarios por allí, pero cuando te sale la verificación de palabra antes de poder postear el comentario, el casillero para escribir las letras y el botón de enviar no aparecen, estando tapados por el fondo.

Dile a Don Klego que revise eso, que me he quedado con las ganas de postear por allí.

Un saludo.

El Viejo dijo...

Sí, ya lo hemos hablado en el parque, definitivamente pasa algo raro, habrá que ver si ha sucedido en otros casos. Se comprobará.

En otro orden de cosas, evidentemente, el personaje de Pitt es el alma de todo, divertido donde los haya y sí, ownea.

Excelente metáfora con cuatro esquinas: El Padrino-Uno de los nuestros- Pulp Fiction-Snatch.

Gracias por postear,