jueves, 18 de febrero de 2010

LOS FANTASMAS DE GOYA



Y fue la noticia. Celda 211, el magnífico thriller carcelario que hasta entonces pensábamos que solamente se podía hacer en Estados Unidos, se coló con merecimiento en la fiesta del cine nacional, veni, vidi, vinci. Los ocho bustos del artista son la constatación de un éxito. Quizás, un poco exagerado, siempre suele suceder, tal vez hubo el típico desequilibrio, pero bueno, como dicen por ciertos lares: Solamente podía quedar uno.

Junto con el de mejor película, casi siempre el más codiciado, creo que hay uno que será para exhibir y hasta contar a los nietos por el ganador. Luis Tosar ha usado su talento y el regalo que era un personaje como Malamadre para batir un triunvirato de ensueño: Ricardo Darín, ese artista argentino al que parece que alguien le puso una varita mágica y le dijo: "Vas a actuar y lo vas a hacer como nadie", al camaleón de camaleones, Jordi Mollá y, al sorprendente De la Torre, dando su do de pecho en "Gordos". Lo cierto es que si cualquiera de los cuatro se hubiera llevado al gato al agua, pocos peros habría que ponerles, pocas veces se ha juntado tanto talento y menos polémica había en los seleccionados. Fue el premio que vi con mayor interés.

El maestro de ceremonias fue el monologuista y showman Andreu Buenafuente. Poco vamos a descubrir aquí de Andreu, rápido, sagaz e irónico, no obstante, me parece que en la gala se mostró menos corrosivo de lo que acostumbra, llegando a usar cosas muy trilladas. Lo más (por lo menos a mi modesto juicio) irritante fue la manía de lanzar guiños,no por el hecho en sí, sino porque quedaba más que patente la simpatía que siente por algunos (su complicidad con Resines u otros que han estado en su programa era evidente), lo cual se parece a cuando un profesor que se supone que es para todos se limita a atender las preguntas de ciertas bancas. Aunque Buenafuente siempre despierta sonrisas y sus momentos con la Sardá fueron de lo mejor. ¿Y en la pasarela? Decir que aún estamos lejos de lo bueno y lo malo de Hollywood, algunos de nuestros artistas siguen queriendo el distaciamiento pero si el glamour, pero tampoco se prestan a dar mucho juego a la hora de entrevistas. Me parece muy respetable ese celo, pero en ese caso no puedes pretender estar en el foco de las cámaras, pero solamente cuando te interese lucir vestido. Si quieres que solamente se hable de tu trabajo, que es de lo más digno, pefect, pero no se puede estar en misa y replicando. Pero vamos, que en cuanto a los más elegantes, que elijan las señoras (o los señores que entiendan de belleza, cuidado, que yo no lo hago porque carezco de gusto en este apartado), pero para mí, fijense, con poco ornamento, me sigue seduciendo más Kira Miró apareciendo en el sketch preparado por Andreu, y es que, para un servidor, esta actriz estaría radiante cubierta de harapos, a todo esto, ¿por qué nos quitaron "Gominolas"?

El honroso segundo puesto cayó en Ágora, de Alejandro Aménabar. Este director, auténtico niño prodigio del cine español, que nos dejó a todos boquiabiertos (sus arranques con Tesis, Abre los ojos, Los Otros, etc) con su fulgurante salto a la palestra, ha cedido ante el drama carcelario, pero se va con siete. Modestamente,aunque nunca diría que Ágora es un mala película, señalar que nuevamente hubo desigualdad. En especial me llamó la atención el casi visceral castigo a "El Baile de la Victoria" de Fernando Trueba, sin dudas, la gran perjudicada de la noche. Cierto es (espero sacar hueco y colocar una breve reseña de la cinta) que es una obra con muchos flecos,pero inmerecido ostracismo. Asimismo quizás se haya castigado demasiado a una obra con final tramposo pero una apuesta muy valiente, "Agallas", que, aunque desde luego no merecía ganar, quizás debió colarse en más listas como candidatas, como guiño a haber intentado hacer algo que aquí no se estila.

La gran machada de la noche la protagonizó Lola Dueñas, cara femenina de "Yo también", auténtico órdago a la grande y políticamente incorrecta, que desbancó a sus ilustres rivales, destacando la principal favorita, Penélope Cruz, que apareció por primera vez en el solar hispano con Javier Bardem (noticia que para muchos habrá sido lo principal de esto Goya, reconozco que a mí tampoco es que me quitara le sueño, aunque por chismorrear algo, decir que vi a Bardem mejor, más en la fiesta que una Penélope fríamente distante, algo que, a mí errado ojo, le pasó a Paz Vega, guapísima como siempre pero tampoco en su momento más emotivo, la verdad). El premio a mí me parece muy oportuno para recompensar a esta excelente representante (además, me gustó mucho su discurso, humilde, elegante y sobre todo, por el guiño final a su compañero de aventuras), y, al igual que con Tosar, creo que podrá enmarcar la victoria por los rivales que le tocaron en semifinales y finales.

Pese a todo lo dicho, el ganador de ganadores, fue el nuevo director de la Academia, Alex de la Iglesia, un tipo a quien hay que conocer, por lo menos su cine que es de calidad y de erudito irreverente, con vena freak. De la Iglesia logró reconciliar, para sorpresa de muchos, a la Academia con Pedro Almodóvar, tras una auténtica Guerra Fría. "Tenéis un director muy pesado", afirmó el manchego, pero Alex sonreía como quien sabe que con este movimiento se ha relanzado como figura a tener en cuenta. Creo que se puede esperar bastante de él como cabeza visible de la Academia, su amor por este arte es indiscutible, aunque temo que las exigencias del cargo y el politiqueo le alejarán de hacer cine propio... y eso es una pena, ojalá me equivoque.

No fue oro todo lo que relucía. Como bien me apuntó Easmo hace poco, tenemos un gran desconocimiento de lo que hacemos en animación, muchas veces no conocemos ni los nominados, no copan los titulares y estamos en pañales en un campo donde los estadounidenses y los japoneses, sin ir más lejos, nos pegan una patada, pero lo que más irrita es que, no pocas veces, las cabezas pensantes y los dibujantes los tenemos, falta apostar por ellos. Ambivalente me dejó lo de "Actriz Revelación" a Soledad Villamil, ¿de verdad no conocían a esta fabulosa actriz argentina? En fin, sé que se haría con buena fe, pero teniendo en cuenta las tablas que ya tiene, casi mejor que no pudiera ir a recoger el premio, no sabía ya uno como interpretarlo.Ah, y no se preocupen "El Secreto de sus ojos" pagó la pena de ser la extranjera, pero es un titán y cruzo los dedos porque en los Oscar simplemente la traten como se merece... en ese caso arrasará.

En conclusión, con agradables sorpresas, pequeñas decepciones y quinielas acertadas, Los Goya volvieron a estar a un nivel medio-alto que complace, aunque no nos quitamos el autocomplejo con los USA. Y es que, esto es muy importante, muchas de las cosas que no me gustan de este tipo de ceremonias (pompa y boato más que el cine per se), se aplican a la par a los Oscar... que tiene seis ponches. Pero bueno, eso es ya otra Historia...

7 comentarios:

franchesk dijo...

Pensamientos dispersos.

1 - Álex de la Iglesia es el Obama del cine español, con la diferencia de que creo que va a ser bueno de verdad, siendo él mismo un currante de todo esto (aunque Plutón BRBNero tiene cojones, IMO).

2 - "Celda 211", gran película. Se merece los premios. Se echa en falta por ahí a Luis Zahera y al resto del reparto.

3 - Lo de mejor guión original a "Ágora" me parece un poco demasiao, pero esto es una opinión.

4 - Gala al estilo Hollywood, lo cual está de PM y también denota el cambio.

5 - En el obituario metieron a Víctor Israel y a Fernando Hilbeck. Y a Naschy y a Zulueta, claro, y estos son detalles muy bonitos.

6 - Lo de Mercero me dejó muy cabreado y muy jodido. Tengo en un altar dos cosas suyas, y hay otra a la que tengo en estima, a falta de ver más...¿no tendrá usted sus cortos? El pack está descatalogado.

7 - Regresamos a Trueba, al pobre le dan hostias por todos lados y no lo veo tan justo. Conozco un truño suyo (pero muy truño) y "Ópera Prima" está bastante bien, y "El año de las luces" (vista en la Filmoteca en un homenaje a Azcona) es tremenda!!!

8 - Creo que a Álex le puede su rodaditis, y sus productores que se lo agradecerán (buena taquilla que suele hacer).

9 - Es cierto, no se tiene ni puta idea de lo que se hace en animación. Y lo que yo veo en Animacor (donde me encontré con el gran Pablo Llorens) es una muestra muy pequeña.

Anexo: Parece que durante los Goya hubo protestas, quiero informarme del tema y hablar luego.

Anexo 2: Pronto se verá anunciada (puede que por Abril) la mejor película de todos tiempos (nominada a 81 goyas), y eso que no se ha empezado a rodar, a la que por desgracia le han robado el desnudo en primicia de Pilar Rubio. Fuck!

franchesk dijo...

Por cierto, el hijo de Trueba es un poco tonto.

franchesk dijo...

Y ya dejo de dar el coñazo: si usted ha oído hablar de Hernán Migoya, pues "Soy un pelele" ya está en la red en high quality. A ver cuando me hago un pase privado.

El Viejo dijo...

Amigo Franchesk, cualquiera de los que hayamos pensado que conocíamos los entresijos de los Goya estamos ahora varios metros abajo tras el despliegue que has hecho, tú sí que pilotas esto. Vamos por partes:

- Plutón BRBNero debe ser vista como un entremés. Así tiene gracia, sino te expones a decepcionarte. En cualquer caso, Álex de la Iglesia es un prometedor director de la Academia. Y un gran director.
- Celda 211 es un peliculón, de muy recomendable visionado. Simplemente me ha parecido un exceso en cuanto a atención pública, oscureciendo a otras candidatas. Ha sudado y se ha ganado cada una de las 8 nominaciones.
- Compartimos lo de mejor guión original, ¿a Ágora? Aménabar y su gran equipo de guionistas han tenido mejores momentos. Hipatia mereceía más emotividad, en un producto correctamente envuelto pero que pedía algo más.
- Me gusta la elegancia de Hollywood, pero mis pullitas iban en cuanto a que espero que no se nos peguen las gilipolleces de Hollywood. Que copiemos lo bueno y no lo malo.
- El punto 5 coincido 100%.
- A mi juicio Mercero está en el ocaso de su carrera, pero todo reconocimiento a sus pasadas grandes obras me emociona a la par que me encanta. Ah, y lo siento, efectivamente los he visto pero no dispongo de ninguna copia o CD. Esperemos que san internet acuda al rescate.
- Lo de la animación es totalmente cierto.
- A nuestro apreciado Trueba le llueven las hostias, oh yes. A mí me parece un individuo muy interesante e inteligente, varias de sus películas no me han concencido, pero otras me parecen muy, muy buenas. A las que dices, me suscribo. Me tengo que informar sobre su hijo.
- ¿Solamente 81 Goyas? Mis últimas fuentes decían que iban a crear nuevas nominaciones para Gran Easmo. Pero bueno, me muerdo la lengua. Siguen pareciendo pocas.

Muchas gracias por tus interesantísimos apuntes con los que siempre aprendemos.

El Viejo dijo...

Ah, una gran discrepancia. Dudo muchísimo que des el coñazo. Saludos.

Francisco Javier dijo...

Interesante reseña la de los Goya. Yo sin embargo voy a quedarme con lo positivo:

Las grandes triunfadoras han sido un drama carcelario ("Celda 211") y una película histórica ("Ágora").
Hasta ese momento el cine español había sido un cine muy de autor y ahora se está haciendo un excelente cine comercial que está tocando temas hasta ahora no abordados o tocados con pinzas.

El cambio ha empezado y espero que se hable del cine español de los ´10 del S.XXI como se habla del cine italiano de los ´70 del XX

El Viejo dijo...

Crucemos los dedos a tu optimismo, amigo Francisco. Por cierto, para obtener ese reconocimiento, películas como Celda 211 y Ágora nos ayudan muchísimo.