martes, 25 de agosto de 2009

QUIZÁS ESTÉ ESCRITO...



Título: Slumdog Millionaire (Perro callejero millonario). 2.008.

Duración: 120 minutos.

Nacionalidad: Hindú-británica.

Basado en la obra original de Vilas Swarup.

Director: Danny Boyle y Loveleen Tandan.

Guión: Simon Beaufoy.

Banda sonora: A.R. Rahman.

Reparto: Dev Patel, Freida Pinto, Anil Kaapor, Irrfan Khan, Ayush Mahesh, Khedekar Tanay, Chheda Saburabh, Shukla Mahesh, Manjrekar Ankur Vikal, Madhur Mittal...
Fotografía: Anthony Dod Mantle.
Producción: Christian Colson.

Palmarés/Galardones: 4 Globos de Oro (mejor película, mejor guión, mejor director y mejor música).
10 nominaciones a los Oscars, siendo vencedora en 8 categorías.
11 Premios BAFTA.



Dicen que algo tendrá el agua cuando la bendicen. Desde luego, tras su exhibición en el Festival de Cine de Toronto, elogio tras elogio y premio tras premio se han ido rindiendo a estra co-producción que quebrantado los cimientos de los críticos más duros. Tal vez esta crítica en el blog podría versar sobre cómo reaccione en la butaca del cine o mis primeras impresiones a la salida del cine, pero no puedo hacerlo si os soy sincero, en realidad, como tantas otras cosas, yo llegue tarde, aunque espero que no mal.
Fue a la vuelta de una visita a Barcelona, tuve la fortuna de que en nuestro vagón pue escoger esta película que tantas amistades me habían recomendado. Al margen de una crítica más profunda, he de decir que la primera vez que se ve esta obra engancha de una forma adictiva, hace que su duración se pase auténticamente volada. Su duración no se hace larga, eso siempre es un elogio. Ahora bien, aviso a navegante, una vez el juego de ganará o no ganará, se llevará a la chica o no, quizás pueda enganchar menos.
Por resumirlo con la mitología de la película, Slumdog tiene un excelente montaje, buen reparto y aplauso de público y crítica, ¿por qué? A) Es una gran película B) Es un gigante con los pies de barro C) Sabe dar al público lo que quiere aún a costa de edulcorar la realidad o D) Está escrito. Creo que sinceramente es la cuarta, aunque se admiten otras para esta joya de Bollywood, porque muchas veces grandes películas pasan sin pena ni gloria hasta mucho tiempo después, ésta, con personajes entrañables y poderosamente emotivo argumento, ha sabido colocarse en el corazón de todos con mucho tino.
Alguna crítica, como una muy potente de Pablo Kurt, criticaba el baile final, la algarabía y el estruendo, tan típico por otra parte de las películas indias. Se escama de lo que empieza como un perfecto documental tipo "Ciudad de Dios" (genial producto brasileño, por otra parte) termine con un río de pañuelos y sonrisas, mientras en la oscura Bombay siguen cegándose a muchachos. Admito que el trabajo de Kurt me da mucho respeto, pero discrepo de varios puntos. "La vida es bella" no es un documental del Holocausto, precisamente, como los documentales son tan buenos, no le podemos demandar a una obra artística de ficción, aunque trascurra en un lugar concreto, una veracidad absoluta.
Personalmente la danza final no es mi momento predilecto, pero, ¿qué diablos? Italianos y españoles tenemos un sello distintivo, somos los maestros a la hora de la picaresca, ya sea en novela o en cine, Hollywood es la cuna de las persecuciones de coches al final... Algunas de sus mejores películas contemplan este tópico, ¿hemos de censurar al protagonista por cumplir su bailarina promesa (gracias al amigo Raf por recordármelo, crean que no es tan gratuito como nos lo pintan)?
Eso sí, me comentaba el amigo Chespiro, entre otros, con mucho acierto, que el final es excesivamente dulce. Jamal (Dev Patel), un chico desesperado de los peores barrios de Bombay, que decide participar en un concurso televisivo (como nuestro programa de tele 5 con Carlos Sobera) de millonaria audiencia, poco después de perder el amor de su vida. A pesar de ser un chico sin apenas estudios, Jamal llega lejísimos ante algunas preguntas muy rebuscadas, mucha gente piensan que ha hecho trampas y hasta recibirá tortura policial. Pero el muchacho parece sincero, entonces, ¿cómo puede alguien así cumplir el sueño de las mil rupias? Habremos de recurrir al flashback para ver como muchas de las preguntas recibidas tenían respuesta en algunos de los peores momentos de su vida.
Creo que esta estructura tan original es la que le ha dado ese potencial a esta obra, es su mejor baza, junto a su magnífico reparto (mención especial a la bellísima Freida Pinto y Anil Kaapor, que tras muchos años en la industria, ha encontrado en el ácido presentador del programa a su personaje soñado para demostrar toda su pericia). En realidad el atractivo del lobo de piel de cordero que va dejando boquiabiertos a los espectadores ya se ha visto antes, por cierto, muy bien en el cine español, en la tercera historia corta de "Historias de la Radio", pero la manera de explicar la sapiencia del individuo en cuestión engancha mucho más en esta cinta.
En los flashbacks, decir que me han parecido impecables los personajes infantiles. Son espléndidos y muy naturales, especialmente el hermano de Jamal, pero siempre me da resquemor cuando veo gente tan joven en una película, es muy difusa la frontera con la explotación infatil que a veces se da con los niños prodigio o también sus efectos negativos como desarrollarles demasiadas ínfulas de grandeza (eso le ha pasado por desgracia con frecuencia a buenos actores infatiles de comedias americanas que no han sabido madurar a través del elogio constante). Como todos los lectores/as sabrán, muchos de estos pobres chicos han perdido su vivienda en Bombay por derribo. No deja de tener gracia que el gobierno indio se haya quejado de que la obra presenta una imagen muy negativa... Entonces, ¿por qué esos niños no tienen ahora casa? Ah, y otra cosa, con los multimillonarios beneficios de taquilla, ¿tan impensable era una pequeña donación para que todos esos críos y los de áreas circundantes salieran adelante? Mucho cuidado, todo el mundo usa una cara angelical para sentar gente en la butaca, pero Stromboli suele encerrar a Pinocho en cuanto se cierra el telón.
Otra cosa que si es cierta es que determinados elementos funcionan y otros no en el recorrido al pasado. Por ejemplo, se nos da una visión realista, crítica y global de lo que ha sido la historia de las clases bajas de la India y lo cambios en los barrios, pero determinados personajes no se desarrollan del todo, no son pocas las veces que he han sorprendido comentarios de gente que entiende de que ciertos cambios de humor y actitud de algunos personajes no están bien detallados. El primer visionado, nuestro interés ante tan perfecto envoltorio nos impide percatarnos, pero si ves más a fondo la película, te das cuenta de que con peores actores hubiera podido flaquear mucho más el resultado final.
Madhur Mittal saca mucho partido al personaje del hermano, una interpretación poderosa, con tintes de cine negro que me encantan, su versión aniñada y adolescente también están logradas, pero la evolución final y su redención es demasiado rápida, acelerada. Una mayor profundización (que tampoco estaría mal en Jamal) no debería ser descartada, pero dicen que el talento de buenos actores salvan estas situciones, o que convencen tanto a los productores que sencillamente sabemos lo que se les cruza por la mente (teniendo en cuenta lo dicho, si esto es un pecado, queda a medias y absuelto).
El paso del tiempo nos dirá si se queda en muy buena película que durante un tiempo estuvo de moda o si bien, Boyle ha firmado como algunos dicen una obra maestra. No disgusta nunca, a veces acelera y quizás se exceda (pero es que los cuentos suelen tener final feliz, pero dudo que Berlang, Scorsese o algún otro hubiera apostado porque se quedase dinero y chica)... pero a veces, por muy realistas que seamos, nos sigue gustando aquello de que el bueno se sale con la suya, más si es un perro callejero... cuyo destino estaba escrito.

4 comentarios:

franchesk dijo...

Bueno, no es costumbre de que hable de una película antes de haberla vista, pero creo que me conviene ir hablando de la reseña y de algunas cosas que me gustaría apuntar.
Espero que con esto que comentas del final feliz, la película no sufra del "efecto UP", pelicula de la que sería interesante contara su punto de vista. Por otro lado, es triste que, tratándose de una película de bajo presupuesto que ni se iba a estrenar en cines, los productores no destinen nada a los niños que participaron. La avaricia rompe el saco, que dicen algunos. Comprendo que el celebrado director (del que no he visto una película, la culpa la tiene cierto amigo de Vázquez y Fernán-Gómez, que me tiene embebido.) no puede hacer nada, pues él sólo habrá hecho su película y punto, bajo contrato.

Pero en fin, me reservo más opiniones para otro comment... Y léase el de HPND, que hay sorpresa relacionada con la serie.

El Viejo dijo...

Gracias como siempre al amigo Franchesk por su interesante opinión. Lo del "efecto up" me ha gustado mucho como expresión.

Y como de costumbre, te animo a que participes en cuantas entradas tengas a bien compartir tus conocimientos con nosotros.

Chespiro dijo...

Interesante reseña. Mi opinión sobre esta peli, amigo Viejo, ya la sabes.
El protagonista arrasa con todo y a mí eso...
Por otra parte, el hecho de que sus niños protagonistas sigan bien chafados nos recuerdan que el cine que triunfa en Hollywood..cine de Hollywood es.
Supongo que los productores se sentirán muy orgullosos.

El Viejo dijo...

Desgraciadamente sí, amigo Chespiro, un placer volverte a ver por aquí. Los productores solamente entienden de negocio, triste realidad.

Aún así, francamente interesante película.