domingo, 5 de junio de 2011

MARTIN PRESENTA


Hace ya cierto tiempo, más del que me gustaría reconocer, Canal Plus compró los derechos de una serie de documentales destinados a su difusión en televisión, bajo el título "El cine italiano según Scorsese".
Afortunadamente, esta verdadera joya, fue re-editada en DVD el año pasado, constituyendo una cita más que apetecible para los admiradores/as del cine italiano a lo largo de todo el globo.
La gran ventaja de tener a Scorsese como maestro de ceremonias no es solamente su conocimiento técnico del tema, sino que ama verdaderamente de corazón el período que estudia, el que veía cuando era niño en compañía de una familia que añoraba su tierra.


Bajo el patrocinio de Mediatrade, Cappa Productions y Paso Doble Film, se crea y se compone esta verdadera declaración de amor a un estilo de hacer películas, a diferentes profesionales que crearon una verdadera edad de oro para la producción artística de ese país.
Desde la desaforada y genial producción de Fellini, la producción apasionada de un hombre apasionado y brillante, pasando por la belleza inimitable de Sofía Loren, hasta llegar al dramatismo tragicómico de Alberto di Sordi en "Los inútiles".
Siguiendo un sensato modelo de guión por parte suya y de Suso Cecchi D´Amico, Raffaele Donato y Kent Jones, Scorsese narra el impacto que le produjo ver su primera película neorrealista bajo la docta batuta de Rossellini. Los cortes seleccionados se adaptan como un guante a la exposición, siempre clara, amena y brillante, aunque verdaderamente estamos ante unos documentales televisivos que requieren una paciente admiración por el séptimo arte.
El recorrido va evolucionando, pasando del blanco y negro de una nación que trata de levantarse de muros derrumbados y con feroces cicatrices de la II Guerra Mundial en el rostro, hasta llegar al tono operístico de Visconti, cuyo osado estilo le permitió experimentar y dar un paso adelante dentro de la tradición de la que era testigo. Asimismo, se plantean enigmas como el escaso envejecimiento que presenta la obra de Antonioni aún hoy en nuestros días.
Hablaba Robert E. Howard a príncipes que no debían saber aún que hubo una época no soñada donde los océanos sepultaron a Atlantis, dando paso a otra era. Scorsese, recogiendo su testigo muchos años después, nos recuerda a los desmemoriados que hubo un ciclo no imaginado, donde titanes de la interpretación conmovieron las salas de todo el globo, bajo la acertada batuta de algunos de los mayores genios de la industria.
Una época donde una Italia en números rojos, supo sacar cintas como "El general de La Rovere" o "El oro de Nápoles". Thelma Schoonmaker, montadora permanente del gran cineasta creador de "Taxi Driver" y ·"Good Fellas" entre muchas otras, fue su lugarteniente en este proyecto que cumple mucho objetivos en uno, rescatando un pasado olvidado y difundiéndolo de una manera original y hermosa a la pequeña pantalla.
Para disfrutar, nunca le agradeceremos lo suficiente a aquella cadena haberla presentado.

2 comentarios:

franchesk dijo...

Esta me la tienes que pasar, Viejo, de hecho me dijiste que la viste en el Carrefour de oferta...pues cae esta y también la serie del blues, que Divisa hace rebajas muy buenas.

En cuanto al tito Marty, a Visconti, a Fellini, a Antonioni...con estos tres tengo cuentas pendientes que espero subsanar pronto, aunque el Blu Ray (del cual ya se ha declarado Scorsese en ferviente admirador, y no es para menos, para un fanático del cine como él) ya ha llegado para muchas de estas películas y temo que esperaré a verlas en ese formato. Por cierto, ¿hasta cuándo cubre el documental? ¿Hasta el año 70? Scorsese hizo eso con su Historia del cine norteamericano porque no quería comentar el trabajo de sus colegas...eso le honra, pero Marty nos podría descubrir muchos clásicos ocultos del cine USA e italiano, aunque este documental seguro que es algo mucho más sentido, y ahí no tendría por qué entrar ni Argento, ni Soavi, ni su querido Bava...

El Viejo dijo...

Sí, un comentario muy pertinente, amigo Franchesk. A partir de los 70, creo que incluso antes, Martin corta. Deja con muchas ganas de más, seguro que su conocimiento podía desvelar muchas claves.

Pilla esa joya en cuanto te lo permita la agenda. 1 fuerte abrazo, nos vemos.